PortadaNº17 SobreRevista Literatura Cine MitosyLeyendas

Contacto: twakan@yahoo.es

Maneras de vivir

Huaoranis, indios de la selva ecuatoriana.-

Los huaoranis son uno de los pueblos que viven, aún, de la forma más tradicional en toda la zona amazónica (ver en pasados números sobre vida y costumbres de los indios amazónicos). El territorio ancestral abarcaba desde el Napo al norte hasta el Curaray al sur. Pero actualmente se les ha reconocido legalmente sólo un tercio de este territorio, aunque de hecho ni siquiera se les respeta ese mínimo.

En estos momentos, 2005, más hacia el este, Retrobas pasa a pertenecer al parque nacional Yasuni, hogar de varios clanes huaoranis, y es uno de los parques naturales con más abundancia en biodiversidad del mundo.

Penti es el jefe que defiende los intereses del grupo frente al exterior. Kominda es uno de los mejores cazadores de monos, principal fuente alimenticia de la tribu en los meses cálidos de noviembre y diciembre.

“Omeede” (nuestra selva en su idioma) es un espacio de turismo ecológico alternativo administrado por la misma comunidad y con cierto apoyo de la ONHAE en la organización. Esta opción turística es quizás una de las pocas alternativas que le quedan a esta comunidad para defender sus territorios y su cultura.

Son un grupo alegre, integrado a la perfección con su medio ambiente selvático. Son un pueblo guerrero, sin embargo, dispuesto a defenderse.

Existen varios clanes con diferente, o ningún, contacto con extranjeros. Y de los clanes contactados quizá son los baihuaris uno de los que mejor conservan su cultura.

Los petroleros, madereros y otros invasores están amenazando su selva. El mayor desastre fue provocado por la compañía americana Maxus, con la construcción de la carretera que divide el territorio en dos.

Más abajo reproducimos un artículo esperanzador publicado en la prensa ecuatoriana en el 2003, sobre un plan educativo para esas comunidades. La realidad, sin embargo, es que actualmente (año 2005) la CONAIE (Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador) ha decidido impedir la continuación de las explotaciones petrolíferas en su zona protegida legalmente, pero permitidas ilegalmente por el gobierno corrupto del destituido Luís Gutiérrez a favor de las transnacionales Perobras y Repsol. Para ello convocó manifestaciones ya realizadas en Quito y además acudir a todas las instancias legales internacionales, según su presidente (de la CONAIE) Luís Macas. Según sus palabras en referencia a las tentativas de soborno: “no queremos plata, queremos selva”. Desde aquí nos sumamos a su llamamiento para que todo aquel que quiera apoye como pueda a este colectivo y a tantos otros grupos indígenas amenazados actualmente en todo el mundo. El artículo reproducido abajo quede como muestra de la diferencia entre lo que oficialmente se dice sobre el tema y la realidad actual.

[Estrella Galán]

Búsqueda personalizada

 

Reproducción del artículo del 2003 por la periodista Lorena Mancheno en la prensa de Quito:

“¿Quién vive al otro lado del río Deroboro?. Minimpera (“el jaguar madre”) responde: mucha, mucha gente y allí detrás se unen el cielo y la tierra. Quizá ya no son tantos, 1500, tal vez 2000, pero el jaguar sigue siendo su fiel guardián y sus hijos los huaoranis, los hijos del jaguar, están de fiesta (duranibai).

Luego de 45 minutos de vuelo, atravesando selva pura, la avioneta con 5 pasajeros, 4 mochilas y una funda con 50 panes, aterriza en un acampado, los niños corren, a tal velocidad que desde la ventana parecen pájaros. Eweme Pepe, el líder más viejo, se pone al frente de los 30 miembros de su comunidad y da la bienvenida: “visite nuestra casa, esta es mi familia”, dicen en lengua huao tiriro. Luego reparte el pan por igual a niños y adultos.

 

No se han quitado las okabogata que usan en las fiestas (coronas adornadas con plumas de papagayos, pavos de monte y otras aves), es que hoy es un día para celebrar por los niños porque, como dice Eweme Nenquimo, coordinador de los padres de familia, “ellos están aprendiendo y la educación es buena para que trabajen por nuestro pueblo”.

Los huaoranis ya no sólo festejan en diciembre cuando cosechan los huevos de las charapas (tortugas) o por los matrimonios o la caza, el pueblo huao está de fiesta porque cree en la educación de sus hijos. Diana Ometeque, de tan tímida, casi no puede responder, aunque habla español se expresa en su lengua: “me gustan los maestros porque nos enseñan en nuestro idioma”. Se refiere a los orientadores pedagógicos que permanecieron con ellos 60 días, ellos acaban de adentrarse en la selva, camino a Kakatare, no sin antes beber chicha de yuca y comer mono para tener fuerza. Son las 10, llegarán por lo menos a las 17 horas, cuando la selva se silencie y sólo se escuche el llanto de un tucán que quizá perdió sus crías, “si oye, está triste”, anuncia Manuela Ima, dirigente de Onhae. El sendero está lleno de lodo, entre los árboles gigantes apenas se cuelan los últimos rayos de sol.

En Kakataro, la mesa está lista en un nanicabo (casa donde viven varias familias): sopa de venado con yuca y la chicha más fermentada. Los jóvenes maestros preparan la fiesta en la escuela, donde vagamente alumbra el único foco de la comuna. Esta celebración empieza distinto: en una especie de sabatina, los 16 niños lucen sus danzas, coronas y collares, mientras se resuelven sumas, restas y multiplicaciones; antes de escribir la respuesta en la pizarra, calculan con las semillas que recogieron en la selva. En lenguaje, interpretan en los dos idiomas un poema recuperado de la memoria de los más viejos. Después en grupos de hombres y mujeres, danzan y cantan, como cuando dan a luz las mujeres, con fuerza. Pire Iromenga, el jefe, tiene la palabra; da la bienvenida a las personas ajenas, agradece a los maestros y baila toda la noche.

En 1983 el gobierno de Ecuador otorgó por primera vez títulos de tierra al pueblo huaorani. Uno de estos indios, Juan Huamoni, ex presidente de la ONHAE y guía por excelencia, sabe que son dueños de una tierra maravillosa a la que no dejarán morir. Está consciente de los niveles de destrucción de su territorio por las petroleras; además de que su cultura ha vivido amenazada por otros factores. “Creemos que no hay nada más valioso que recuperar nuestros valores y sólo se logrará con la educación, porque serán nuestros hijos los que mantengan vivo al pueblo”.

El proyecto de orientadores pedagógicos se inició en 9 comunidades. Se trata de un grupo de 11 jóvenes que ingresan en la selva para impulsar un modelo educativo que abarca 3 componentes: cultura y naturaleza; ecología y ecuación. Significa que los niños de las comunidades aprenden matemáticas, lengua y comunicación, geografía y sociales, de la misma manera que el resto de ecuatorianos. La diferencia es que lo hacen en su lengua ancestral, a su ritmo (no en tiempo de caza, por ejemplo) y sin apartarse de su medio ambiente, que es su mejor fuente de aprendizaje”.

Direcciones de interés relacionadas con tema:

pentibaihua@latinmail.com

onhaetur@yahoo.com

carmapap@hotmail.com

http://conaie.org (ConfederaciónNacionalidadesIndígenasEcuador)

www.survival-international.org (organización para la preservación de la vida indígena en general). Su sede en Madrid: Survival, C) Príncipe nº12 -3º, 28012 Madrid

Tfno: (+34)91 521 72 83

Fax: (+34)91 523 1420


 
Búsqueda personalizada

 

Wakan
recomienda estos libros sobre
el tema

ayahuasca
Al trasluz de la ayahuasca
ayahuasca ayahuasca
 


La serpiente líquida:
chamanes, ritos y mitos del Amazonas

ayahuasca ayahuasca
 


Mito y Chamanismo En El Amazonas
 

y
además
esta película


La selva esmeralda


 

 

 

 

 

MÁS MANERAS DE VIVIR