PortadaNº20 SobreRevista Literatura MitosyLeyendas

Pág 3, 1 MANERAS DE VIVIR: Como nos venden la proxima guerra Astrokarate

Maneras de vivir
EL ESPERANTO, MÁS QUE UNA LENGUA por Karles Berga.-

Con el esperanto pasa como con el Barça. Así como los blaugrana tienen el lema “el Barça, més que un club”, el esperanto es más que una lengua. Para intentar dar explicación a este fenómeno nos remontaremos un poco en el pasado. Luís Lázaro Zamenhof (Byalistok, 1859-1917) el iniciador del esperanto y a su vez del esperantismo, nació y creció en la actual Polonia, en aquella época bajo dominio ruso. De familia judía practicante, heredó de su padre, profesor de idiomas, el interés por las lenguas y de su madre el amor hacia las personas, quizás por eso se decidió por los estudios de medicina que le llevaron a ejercer finalmente de médico oculista.

Zamenhof hablaba fluidamente yiddish, ruso, polaco y alemán, entendía bien el francés (que en aquella época era hegemónico, al igual que el inglés actualmente), el griego clásico, el latín, el italiano, el inglés, el hebreo, el arameo y el volapuk (lengua planificada predecesora del esperanto).También tuvo algunos conocimientos de español y lituano.

En sus primeros años de vida, Zamenhof sufrió intensamente los conflictos étnicos y culturales que enfrentaban a rusos, polacos, judíos, prusianos y otros grupos entre sí. Fue en aquel ambiente de crispación donde se gestó la idea de crear un instrumento de comunicación que rompiera las barreras, ayudara a la comprensión mutua y por ende, a la paz entre los pueblos. El conocimiento y amor por los idiomas puso el resto.

Zamenhof crearía una lengua internacional. Pero...¿qué garantías tenía de que su proyecto tuviese éxito? Decenas de filósofos e intelectuales elaboraron proyectos con anterioridad y casi todos ellos quedaron en simples pruebas de laboratorio. Es ahí donde el trasfondo espiritual de Zamenhof jugó un papel clave. Zamenhof basó su idioma en la tradición lingüística de los idiomas naturales y se limitó a dar el empuje inicial, rehusando el protagonismo y obviando la idea de “derechos de autor”. Desde el principio, Zamenhof estuvo convencido de que el esperanto debía pertenecer a todos los esperantistas por igual, aunque recomendó fervientemente atenerse a la base gramatical sobre la que se sustentaba el idioma.

Esta demostración de altruismo y, al mismo tiempo, de sabiduría, generó un movimiento de simpatía que no ha cesado nunca y aún hoy, incluso las personas que no manifiestan ningún interés por estudiar el esperanto, a menudo muestran su admiración por su impulsor.

¿Qué pasó pues con el esperanto? Parecía que algo tan interesante iba a convencer a multitud de gentes y gobiernos. El esperanto era neutral, democrático, lógico, fácil de aprender...

Las guerras mundiales truncaron muchos proyectos, el origen judío de Zamenhof creó muchos recelos, algunas dictaduras (Hitler, Stalin,...) vieron en el esperanto una amenaza o un obstáculo, especialmente cuando grupos anarquistas y de izquierda vieron en este idioma un instrumento válido y coherente con su ideario. Los países democráticos permanecieron anclados en sus intereses nacionales y lastrados por superestructuras burocráticas. En 1954 y 1985 la Unesco hizo públicas sendas declaraciones reconociendo el valor y la utilidad del esperanto, pero todo quedó en papel mojado, ningún país planificó su política lingüística contando con esta lengua.

Los intentos frustrados para que los gobiernos promovieran el aprendizaje de una lengua neutral planificada fueron el caldo de cultivo para que se creara una “mitología pesimista” alrededor del idioma. Frases como “el esperanto fracasó, el esperanto es algo artificial, no tiene alma, para qué el esperanto si ya está el inglés, el esperanto es una secta, nadie lo habla...”

Gran parte del esfuerzo del esperantismo actual se centra en eliminar un sinfín de ideas erróneas sobre el esperanto. Parafraseando a un conocido personaje de cuyo nombre no quiero acordarme: el esperanto va bien. Va bien porque sigue siendo eficaz para la comunicación y va bien porque se adaptó rápidamente al ritmo evolutivo de las lenguas naturales. La lengua pertenece a los hablantes, tal como Zamenhof previó. Los esperantistas sienten el esperanto como algo propio y también disfrutan como protagonistas de un proyecto que crece con ellos.

Alcanzar un nivel satisfactorio de comunicación con el esperanto es más sencillo que con otros idiomas. Este hecho, unido a la tradición altruista y voluntarista de muchos esperantistas lo convierten en un idioma “barato”, cuando no gratuito. Lo que le da un valor “subversivo” respecto al orden económico-lingüístico actual. Esta facilidad inicial de aprendizaje, unido al fenómeno de internet ha supuesto una eclosión del esperanto en la red. Miles de personas aprenden de forma autodidacta el esperanto gracias a las nuevas herramientas que ofrece la informática y la navegación por internet. Es muy fácil encontrar páginas web, blogs, programas de radio, podcast, wikipedia, portales de noticias, grabaciones de video, chats, archivos mp3, cursos online, programas informáticos, etc...que utilizan el esperanto.

El esperanto, como fenómeno relativamente minoritario, se caracteriza por un elevado nivel de autoorganización y numerosos foros de debate. Gran cantidad de eventos, tanto locales como internacionales (congresos, festivales, seminarios) permiten un uso práctico de la lengua en cualquier época del año. Existen también redes de relación entre particulares que permiten viajar prescindiendo de agencias turísticas y otros intermediarios (otro aspecto “subversivo” del esperantismo J).

El esperanto no es una utopía, es una realidad incuestionable. En todo caso es una utopía pensar que algún día todo el mundo hablará esperanto. De hecho, no pocos esperantistas opinan que la generalización del esperanto a nivel mundial, conseguida mediante leyes educativas (de algún modo impositivas) sería su fin. Muchos consideran el esperanto como lengua asociada a la libertad y la fraternidad. Imponerlo en las escuelas lo convertiría en mercancía educativa y posteriormente mercancía laboral. De ahí que en el esperantismo existan dos corrientes ideológicas: los que creen que las grandes instituciones sociales y políticas deben promocionar la lengua a través del aparato legislativo y los que creen que el esperanto debe crecer desde abajo, desde la autoorganización de los propios esperantistas, sin plantearse objetivos que no tienen garantía de éxito.

Algunos enlaces de interés:

Lenguas planificadas:
http://es.wikipedia.org/wiki/Lengua_auxiliar

La mayor asociación esperantista internacional :
http://www.uea.org/info/hispana.html

Para aprender esperanto: http://es.lernu.net/

Un portal con múltiples posibilidades: http://gxangalo.com/

El “youtube” esperantista: http://farbskatol.net/

En la radio: http://www.osiek.org/aera/